Hombro con hombro, sin distinciones

Ayer miércoles, en Zaragoza, nos encontramos hermanos de armas de muchas partes de España con el único objetivo de vivir el trabajo profesional desde lo más hondo de nuestra esencia. Hombro con hombro, sin distinciones de ideologías, religiones ni colores, sabiendo que nuestra razón de ser es servir y ayudar a toda persona necesitada. Junto a mis hermanos guerreros, trabajando en equipo con el espíritu del que importa es el que tengo a mi lado pudimos entrenar SIDE, planteando difrentes retos para sentir la competencia de nuestras acciones sin olvidar la autenticidad en todo aquello que vivimos y, a la vez, sentirnos conectados con aquellos guerreros que respiran el mismo propósito que el mío.

Gracias a todos aquellos que vinieron y dieron su mejor versión y también recordamos en nuestro corazón todos aquellos que no pudieron venir pero que estuvieron presentes.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *