El por qué y el cómo de las cosas

Por qué un policía hace una detención en el suelo y cómo.  ¿No sería posible detener a una persona de pie? ¿Hay alguna fórmula mágica para impedir que alguien no se mueva y pueda hacer daño y detenerlo?

En este pequeño y modesto artículo quiero dar una visión humilde, y que como muchas otras valoraciones, pueden ser tan factibles como la que voy a describir. Esta es mi aportación y está avalado por muchos años de experiencia, trabajo científico y de entrenamiento a muchos policías de todo el mundo.

No voy a extenderme mucho porque mi intención es llamar la atención a aquellos que no saben lo difícil que es la profesión de policía. No vamos a valorar los motivos, pero pónganse en el caso de que la policía deba detener a una persona que no quiere ser detenida. ¿Por qué las detenciones complicadas acaban en el suelo? Si una persona no quiere ser detenida y está de pie, será prácticamente imposible detenerla. No hay otra opción, no hay plan B, si queremos detener a una persona que está en un estado de excitación o agresividad alto, sólo podemos impedir su movilidad fijándolo en el suelo.

 

 

Por lo tanto la primera conclusión es que la policía deberá usar alguna estrategia o técnica para llevar a esa persona al suelo. Con las repercusiones colaterales producidas por las caídas y aproximación al individuo. Y una vez en el suelo, ¿qué podemos hacer para que esta persona deje de ser agresiva? Técnicamente para el policía es todo un reto. Es muy complicado por muchos motivos que no puedo profundizar en este escrito. Factores psicofísicos, emocionales, de capacidad técnica, formativas, socioculturales y muchos más factores.

Sin ser pesimista, y con todo el conocimiento sobre este tema, debo decir que las sensaciones que me quedan visualizando a los policías en este tipo de intervenciones es la de indefensión, ya no por lo que ellos hagan o no, sino porque después cómo serán valoradas sus intervenciones. ¿Por el resultado que no han podido evitar?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *