Viaje a Huelva

 

Sí, valió la pena. Espero que valga la pena, me decía mi amada Glòria, mientras me ayudaba en los preparativos del viaje. Tantas horas de viaje para una conferencia y luego a trabajar toda la noche del viernes. Sí, valió la pena. Valió la pena poder conocer a Pedro y Pablo, un binomio de la UIP implicados en dar lo mejor de sí para que el curso de perito del uso de la fuerza sea un referente en toda España. Mientras conversaba con Pedro, mientras íbamos a Huelva desde Sevilla, podía ver en la expresión de sus ojos y en sus palabras cómo está de implicado con que los compañeros que tengan una intervención en la calle puedan disponer de peritos en el uso de la fuerza para que aporten más luz a los jueces y que, a su vez, estos puedan dictaminar con más criterio y conocimiento. Qué intención más noble, ¿no creéis?

Valió la pena poder charlar con los alumnos del curso y escuchar, a través de sus palabras, muestras de gratitud, compromiso, compañerismo, inquietud y un sinfín de voluntades en pro de un mejor servicio de los que ejercen el uso legítimo de la fuerza para tener una sociedad justa. Ahora escribo estas palabras después de un servicio de 12 horas, cansado por no haber dormido durante más de 30, pero con un sentimiento de sentirme privilegiado por vivir momentos como los que viví en Huelva. ¡Gracias!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *